La depresión posparto es la depresión que ocurre después de que tienes un bebé. Alrededor de 1 de cada 9 personas en posparto experimenta síntomas de depresión posparto. Con este tipo de depresión, puede que sientas tristeza, falta de esperanza, ansiedad o una desconexión con tu bebé por semanas o meses. La depresión posparto dura más y es más intensa que una melancolía o tristeza después del parto.

¿En qué se diferencia la depresión posparto de la melancolía o tristeza después del parto?

La melancolía después del parto (conocida en inglés como “baby blues”) significa sentir preocupación, tristeza o cansancio después de dar a luz a un bebé. Esto es muy común y generalmente dura unos pocos días.

La depresión posparto dura por semanas o meses y tiende a ser más intensa. Generalmente empieza entre 1 y 3 semanas después de dar a luz. Puede evitar que seas capaz de cuidar de ti, tu bebé y el resto de la familia. Muchas personas se enfrentan a la depresión posparto, es una experiencia muy común. Como todos los tipos de depresión, la depresión posparto es tratable.

¿Cuáles son los signos de depresión posparto?

Alguien que tenga depresión posparto puede experimentar:

Tristeza, ansiedad o rabia que no desaparece
Sentirse sin valor, indefensa/o, culpable, sin esperanza o irritable
Sentirse distante de su bebé
Llorar más de lo usual
Pérdida de energía
Alejarse de amigos y familiares
Dificultad en concentrarse o tomar decisiones
Cambios en el apetito (comer más o menos de lo usual)
Problemas para dormir o dormir demasiado
Dudas constantes sobre tu habilidad de criar a tu bebé
Pensamientos sobre lastimarte o lastimar a tu bebé

¿Cómo se trata la depresión posparto?

La buena noticia es que la depresión posparto es tratable. Tu doctor o enfermera pueden ayudarte a manejar tu depresión posparto. El tratamiento puede incluir terapia o medicamentos. Si estás amamantando, asegúrate de hacérselo saber a tu enfermera o doctora, porque algunos medicamentos no son seguros de usar mientras amamantas.

Si piensas que puedes estar experimentando depresión posparto, habla con tu enfermera o doctor y pide el apoyo de tu familia y amigos.